Icono Orden
Orden de los Ministros de los Enfermos.
Religiosos Camilos
  • Cuidamos
    Cuidamos
  • Enseñamos a cuidar
    Enseñamos a cuidar
  • Cuidamos al final de la vida
    Cuidamos al final de la vida
  • Humanizar la salud
    Humanizar la salud
  • Trabajamos con personas con discapacidad
    Trabajamos con personas con discapacidad
  • Por todo el mundo
    Por todo el mundo
  • Consagrados
    Consagrados
  • Cuidamos a otros consagrados
    Cuidamos a otros consagrados
  • Vida Comunitaria
    Vida Comunitaria
  • Pastoral de la salud
    Pastoral de la salud
  • Capellanías en hospitales
    Capellanías en hospitales
  • Visítanos
    Visítanos
  • San Camilo
    San Camilo
  • Consulta General
    Consulta General
  • Capítulo Provincial
    Capítulo Provincial
  • Familia Camiliana Laica
    Familia Camiliana Laica
«¿Que tengamos cuidado porque en Milán hay peste? Precisamente por eso vamos allí.»(San Camilo)

La tienda de Cristo

La Tienda de Cristo es una asociación de laicos, no lucrativa, que se compromete a crear lugares de acogida para necesitados y cuidarlos. Fue instituida el 15 de octubre de 1985 en Cremona.

El fin que se propone consiste en rescatar al hombre de hoy de las modernas esclavitudes a la luz de las libertades interiores hasta descubrir una dulce relación con Dios.

Acabo de leer un articulo de un joven que describe su experiencia de dos meses vividos en la “Tienda 16?, en México. Hay una frase que llama especialmente mi atención: «Enamorarse de los pobres». ¡Qué hermoso! Este es justamente el medio para entrar en la lógica de la luz de Dios. Un concepto fresco, genuino, al alcance de los dedos, es como tomar una flor en las manos para ofrecérsela a alguien con alegría.

Nosotros consideramos que La Tienda de Cristo es un impulso joven, una capacidad para saber confrontarse con la realidad de las necesidades y los necesitados de hoy, con la convicción firme de que el carisma de san Camilo está también con nosotros. La tienda de Cristo ha tenido hasta ahora capacidad para confrontarse con los pobres, pagando en primera persona cotidianamente, en el convencimiento de que servir, lavar los pies, no solamente a los pobres sino también entre nosotros, es tomar partido por la alegría. En este contexto es donde tiene sus raíces la lógica del Evangelio sin ninguna adherencia, elemento o comentario que provocan rutinas, frialdades y cálculos. Las diversas comunidades esparcidas por el mundo -diecisiete- viven la precariedad, la pobreza y la fe en la Providencia.

Religiosos y religiosas, sacerdotes y laicos, a tiempo total o parcial, vivimos la dimensión del Espíritu y superamos nuestros límites en la confrontación-verificación y en la ayuda mutua.

Nos estamos acercando a los nuevos pobres o a los necesitados para tener el honor de llegar los primeros al lugar donde podamos dilatar el corazón y la mente.

En la Iglesia, pueblo de Dios guiado y animado por el Espíritu Santo, hay siempre sitio para las novedades, y una de ellas es la Comunidad del Buen Samaritano, que desde no hace mucho se ha convertido en Tienda 3, situada en Rivarolo del Re (Cremona). La novedad está en ser una comunidad “abierta”, es decir, en estar constituida por religiosos camilos de la Provincia Lombardo-Véneta y en que pueden formar parte de ella los sacerdotes diocesanos, los consagrados de otros institutos o congregaciones, laicos individuales o familias, para tratar de compartir un camino fraterno en comunión de carisma y de espiritualidad, incluso por un tiempo limitado. El hermano Lino Casagranda es su responsable.

La comunidad encuentra las raíces de su proyecto en el icono evangélico del Buen Samaritano, figura de Jesús y de san Camilo. Ellos, cuando iban de camino, sabían ver y responder a los necesitados, movidos por la misericordia. También la comunidad abre de par en par los ojos para ver las urgencias de quienes se encuentran en la precariedad o en el sufrimiento. Como el Buen Samaritano, consciente de no poder hacerlo todo él solo, implicó al mesonero en la asistencia de aquella pobre víctima, así la comunidad se presenta como signo profético para la misericordia, poniéndose en actitud dialogante con la iglesia local y el territorio.

La comunidad ha elaborado un programa cotidiano de oración y actividades y tiene su centro espiritual en la celebración de la Eucaristía que cada mañana reúne a sus miembros. Otros momentos comunitarios prolongan la actividad espiritual de la comunidad.

De este modo, la Tienda 3, además de ser casa familiar para los enfermos de sida, quiere convertirse un poco más cada día en el centro espiritual y pastoral de la actividad caritativa, que parte de aquí y se ramifica hacia otros lugares. Pero será oportuno describir el itinerario de esta maravillosa institución del Espíritu Santo.

Se trata de un viaje que nace en la oración personal para abrirse a unas señales que conducen a un apasionamiento por los pobres.

Las "Tiendas" en Italia y en el mundo

  • Tienda 1- Centro de escucha
  • Tienda 2 - Comunidad terapéutica para toxicómanos
  • Tienda 3 - Comunidad-familia para enfermos de sida
  • Tienda 4 - Comunidad terapéutica
  • Tienda 5 - Comunidad en espera de sustitución
  • Tienda 6 - Comunidad-trabajo para la reinserción social
  • Tienda 7 - Comunidad de acogida de menores
  • Tienda 8 - Comunidad-familia para niños en adopción
  • Tienda 8/2 - Esperanza: Casa-familia para niños seropositivos
  • Tienda 9 - Comunidad de rápida acogida femenina
  • Tienda 10 - Casa de acogida
  • Tienda 11 - “Virgen de la Tienda” - Comunidad religiosa de animación y de rápida acogida femenina.
  • Tienda 12 - Comunidad para niños seropositivos en Sao Paulo, Brasil
  • Tienda 13 - Comunidad-familia para niños en Fortaleza, Brasil
  • Tienda 14 - Comunidad para enfermos adultos de sida en San Carlos, Brasil
  • Tienda 15 - Comunidad de inserción social
  • Tienda 16 - Comunidad para mujeres y niños enfermos de sida en Juárez, México
  • Tienda 17 - Comunidad para mujeres y niños en dificultad. Cooperativa “Arco Iris-Tienda” para la inserción social y laboral

Crónica histórica y desarrollo

Después de un trienio vivido como superior de la Comunidad de la Clínica San Camilo de Cremona, pedí al superior provincial, padre Martignoni, que me permitiera dedicarme a los pobres. Mi propuesta fue admitida.

Nació la Tienda 1, que era al mismo tiempo centro de escucha, en la calle Gerolamo de la ciudad de Cremona. A partir del día 14 de julio de 1986, después de entregadas las consignas al nuevo superior, me dediqué a tiempo pleno a aquella iniciativa. Naturalmente, las dificultades no eran pocas, pero la Providencia estaba allí e iba poniendo las piedras que faltaban.

En el mes de junio de 1982 se inauguraba la Tienda 2 en San Giovanni in Croce (Cremona), que acogería pronto a los toxicómanos dependientes, así como la Tienda 4 y la Tienda 7.

Surgió la idea de realizar un trabajo de prevención desde la raíz. Se pensó entonces en acoger a niños que vivían ya una marginación interior-psicológica o de enfermedad. Acogimos pues a niños de los que se había abusado sexualmente, seropositivos, además de otras situaciones de marginación. Con su ayuda y su capacidad para compartir hubo matrimonios (Tienda 8 y Tienda 8/2 Esperanza) en Italia que aceptaron y compartieron nuestra opción.

Luego nos llamaron de Brasil y nacieron en São Paulo y Fortaleza otras comunidades para niños, así como en San Carlos para enfermos de sida. El encuentro con unas Religiosas Sicilianas nos brindó la posibilidad de movernos y abrirnos a la acogida de muchachas madres o menores violadas. Se consiguió abrir tres comunidades, que ahora se integra en dos.

Y se buscó sitio en la casa para acoger a una familia con siete prófugos provenientes de la ex Yugoslavia (Mostar). También la inserción laboral nos pareció una necesidad a la que responder. Así nació la Cooperativa Arco Iris-Tienda y una comunidad para acoger a estas personas al final del programa de recuperación. La ciudad de Juárez (México) nos invitó a estar allí presentes, lo que hicimos para acoger a los enfermos de sida y rescatar a algunas personas de la prostitución. Todos son espacios para la misericordia. Creamos espacios para la búsqueda de la fe ofreciendo momentos de oración y meditación.

Todos estos datos, a mi parecer interesantes, se pueden encontrar en el libro Deserto di solitudini, editado por Gribaudi (Milán), de donde he sacado información de los comienzos, las necesidades y las causas que nos han sugerido las aperturas de varias comunidades.

Francesco Zambotti

REDES SOCIALES:
Perfiles de Camilos
| Compartir la página en:
Facebook
Twitter
o en otra