Icono Orden
Orden de los Ministros de los Enfermos.
Religiosos Camilos
  • Cuidamos
    Cuidamos
  • Enseñamos a cuidar
    Enseñamos a cuidar
  • Cuidamos al final de la vida
    Cuidamos al final de la vida
  • Humanizar la salud
    Humanizar la salud
  • Trabajamos con personas con discapacidad
    Trabajamos con personas con discapacidad
  • Por todo el mundo
    Por todo el mundo
  • Consagrados
    Consagrados
  • Cuidamos a otros consagrados
    Cuidamos a otros consagrados
  • Vida Comunitaria
    Vida Comunitaria
  • Pastoral de la salud
    Pastoral de la salud
  • Capellanías en hospitales
    Capellanías en hospitales
  • Visítanos
    Visítanos
  • San Camilo
    San Camilo
  • Consulta General
    Consulta General
  • Capítulo Provincial
    Capítulo Provincial
  • Familia Camiliana Laica
    Familia Camiliana Laica
«¿Que tengamos cuidado porque en Milán hay peste? Precisamente por eso vamos allí.»(San Camilo)

Breve historia de Familia Camiliana Laica

La Familia Camiliana Laica (FCL) es una asociación que reúne a quienes se sienten llamados, en su condición laical, a vivir los compromisos bautismales testimoniando el amor del Señor a los enfermos y los que sufren según el carisma que recibió de Dios san Camilo de Lelis y que éste transmitió a la Orden que fundó.

La vida de la FCL y la actividad que desarrolla están fundadas en el ejemplo de Jesús misericordioso, en las enseñanzas de la Iglesia y en la espiritualidad de la Orden camiliana.

La FCL es una asociación eclesial pública, que la Santa Sede (Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica) ha reconocido como obra propia de la Orden camiliana y cuyo Estatuto ha aprobado.

Objetivos

  • Practicar las obras de misericordia corporales y espirituales con los enfermos.
  • Sensibilizar a la comunidad eclesial y a las instituciones sociosanitarias en la consideración del enfermo, a través de la promoción de un servicio impregnado de valores humanos auténticos, de acuerdo con los principios de la ética cristiana.
  • Colaborar en la promoción de una cultura de la vida y de la salud y en las iniciativas misioneras.
  • Valorar la oración como instrumento eficaz de apostolado y como ayuda para vivir en la fe el difícil tiempo del sufrimiento.
  • Hacer que se reconozca y promueva la función evangelizadora del enfermo en la comunidad eclesial.
  • Promover la fraternidad en el ámbito de la FCL expresándola a través de la ayuda mutua material y espiritual, de modo que cada miembro pueda encontrar apoyo especialmente en los momentos difíciles.

Historia

La fecha de nacimiento de la FCL se remonta al 15 de agosto de 1582, cuando Camilo formó «una compañía de hombres piadosos y buenos» para ayudar y servir a los pobres, no por interés económico sino voluntariamente y por amor a Dios, con la misma ternura que suele hacerlo una madre con su único hijo enfermo.

Un año después de aprobada la Orden, Camilo fundó un Instituto secular para poder contar con la participación de los laicos. Este grupo fue tan importante para Camilo que le asignó dos habitaciones en la casa de la Magdalena, que estaba ya llena de religiosos. Fue designado un religioso para acompañar a los laicos y ayudarles en su formación. En ese momento nació la Familia Camiliana Laica.

El Concilio Vaticano II hizo una llamada a considerar el bautismo no solamente como un don de salvación, sino también como una invitación a la misión. Con ello se ha recuperado la misión de los laicos en la Iglesia, en la que no son simples espectadores sino miembros activos. A partir del Concilio la participación de los laicos en la Iglesia se ha considerado una cuestión de justicia.

La llamada del Concilio Vaticano II fue tomada en consideración por el Capítulo General de los religiosos camilos que tuvo lugar en Viena en 1971, donde se decidió asociar a los laicos al único carisma.

El padre Alfonso Pastore comenzó a diseñar en Brasil, en la década de los 70 del siglo pasado, la Familia Camiliana Laica. También la Provincia Austríaca, interesada en el proyecto brasileño, comenzó a hacer una experiencia parecida bajo la guía del padre Haschek. La experiencia de Brasil no duró mucho tiempo, pero la de Austria se fue extendiendo.

Los padres Adriano Tarraran y Emilio Stenico animaron en la década de los 80 en Colombia y Perú algunos grupos de laicos por medio de programas de formación para agentes de pastoral en las parroquias. Esta fue la semilla de la Familia Camiliana Laica y de su espiritualidad. En 1992 la Consulta General, con ocasión del Centenario de la erección de la Orden, decidió en Collevalenza organizar una reunión internacional con el tema Unidos en la misión común. Asistieron más de trescientos delegados religiosos y laicos que representaban a quince países.

Después de este encuentro los laicos volvieron a sus países con un reto y un compromiso: difundir el amor misericordioso de Cristo a los enfermos en colaboración con los religiosos camilos. El mensaje de los laicos fue claro: «Ayudadnos a entender la identidad de los religiosos camilos; comprended que los laicos tienen una vocación en la Iglesia y compartid el carisma y la espiritualidad con nosotros de manera más abierta».

Redacción del Estatuto

Un nuevo paso en el desarrollo de la Familia Camiliana Laica tuvo lugar durante el Capítulo General de Bucchianico en 1995. Era la primera vez que los laicos participaban en un Capítulo General, y estuvieron presentes en él toda una semana. El Capítulo pidió que se constituyera la Familia Camiliana Laica.

Además, se creó una comisión con el fin de definir la identidad de la FCL, los criterios de participación y la redacción de un estatuto. La comisión, formada por religiosos y laicos, elaboró el estatuto y fue aprobado por la Consulta General en 1998 ad experimentum para los tres años sucesivos.

En ese trienio la Comisión Internacional Mixta tuvo la tarea de valorar las aportaciones y observaciones al estatuto de las diversas Familias Camilianas. El texto final fue presentado al Capítulo General de 2001 para su aprobación.

El Estatuto fue aprobado por el Capítulo General, con pocas modificaciones, el 17 de mayo de 2001, y el 7 de julio de 2001 la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica ratificó la aprobación sin modificaciones. Desde aquel momento la FCL forma parte oficialmente de la Orden, manteniendo su autonomía. Esta autonomía se practica en la elección de los propios cargos, excepto el asistente espiritual, que es nombrado por el Superior General en el ámbito internacional y por el Superior Provincial en las diversas Provincias.

El Estatuto es un medio que deja clara nuestra identidad. La acogida y el apoyo de algunos religiosos han contribuido a dinamizar y consolidar el un camino común en el servicio a los enfermos.

El 2002 fue un año decisivo en el proceso de consolidación de la Familia Camiliana Laica. Se celebró en Bogotá (Colombia) la Primera Asamblea Mundial de los Presidentes de las Familias Camilianas, en la que participaron nueve países y se eligió a la presidenta general, lo que significó un nuevo impulso a nuestra identidad y autonomía.

La Familia Camiliana Laica está unida a la Orden camiliana y se inspira en su carisma y su espiritualidad. De ahí nace la necesidad de una relación y una colaboración fraternas y significativas entre los miembros de la asociación y los religiosos camilos.

Como se ve, el nacimiento de la Familia Camiliana Laica se basó en diversos motivos. En algunos países surgió por el deseo de laicos atraídos a vivir su vocación a servicio de los enfermos según el espíritu de san Camilo; en otros, por iniciativa de religiosos camilos que reunieron a agentes de pastoral o a colaboradores de sus obras para animarles a formar la Familia Camiliana Laica.

Organización

FCL, de acuerdo con el modelo de la Orden camiliana, está organizada por Provincias, Delegaciones y Naciones (estas últimas referidas a los países donde la Orden no está todavía presente). Existen también las FCL locales. En el ámbito general, la FCL consta de los siguientes organismos:

  • Asamblea General: Es la autoridad máxima de la asociación. Está constituida por los presidentes de la FCL de las Provincias, las Delegaciones y las Naciones y por los miembros de la Comisión Central.
  • La Comisión Central: Está constituida por el presidente, vicepresidente, tesorero y asistente espiritual. Excepto el asistente espiritual, que es nombrado por el Superior General con el consentimiento de su Consejo, los demás componentes de la Comisión Central son elegidos por la Asamblea General y confirmados por el Superior General y los Consultores.
REDES SOCIALES:
Perfiles de Camilos
| Compartir la página en:
Facebook
Twitter
o en otra