Icono Orden
Orden de los Ministros de los Enfermos.
Religiosos Camilos
  • Cuidamos
    Cuidamos
  • Enseñamos a cuidar
    Enseñamos a cuidar
  • Cuidamos al final de la vida
    Cuidamos al final de la vida
  • Humanizar la salud
    Humanizar la salud
  • Trabajamos con personas con discapacidad
    Trabajamos con personas con discapacidad
  • Por todo el mundo
    Por todo el mundo
  • Consagrados
    Consagrados
  • Cuidamos a otros consagrados
    Cuidamos a otros consagrados
  • Vida Comunitaria
    Vida Comunitaria
  • Pastoral de la salud
    Pastoral de la salud
  • Capellanías en hospitales
    Capellanías en hospitales
  • Visítanos
    Visítanos
  • San Camilo
    San Camilo
  • Consulta General
    Consulta General
  • Capítulo Provincial
    Capítulo Provincial
  • Familia Camiliana Laica
    Familia Camiliana Laica
«¿Que tengamos cuidado porque en Milán hay peste? Precisamente por eso vamos allí.»(San Camilo)

Provincia Polaca

La historia de la Provincia Polaca comienza en 1902. Los Camilos de la Provincia Alemana fundaron la primera casa en Miechowice, Silesia, entonces bajo dominio alemán. Adquirieron la casa de las Hermanas de María Inmaculada y la transformaron en una clínica para curar a los alcoholizados. Con el paso del tiempo resultó ser demasiado pequeña y se decidió construir una casa adecuada a las exigencias de la comunidad y a sus servicios asistenciales. Un generoso bienhechor, el conde Donesinark, amigo de los Camilos, ofreció un terreno en Tarnowskie Gòry, ciudad fronteriza de Silesia. Además del terreno, de 60 hectáreas, este bienhechor financió el proyecto. Los trabajos comenzaron el 3 de junio de 1906 y fue tanto el entusiasmo que acompañaba a todos que finalizaron ese mismo año. Se abrió la casa el 19 de octubre de 1906. Sus fines seguían siendo los de siempre, acoger a los alcohólicos, pero durante la Primera Guerra Mundial se transformó en hospital para los soldados heridos.

En los años 1933 a 1939 la casa de Tarnowskie Gòry dependía directamente de la Curia General y fue nombrado primer superior el padre Tranquillini, de la Provicia Romana. Los jóvenes polacos interesados en seguir nuestra forma de vida eran enviados a hacer el noviciado a Vaals, en Holanda. Los estudios de filosofía y de teología se hacían en Munich, Alemania.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el 28 de abril de 1946, el superior general, Florindo Rubini, erigió canónicamente la Provincia Polaca. En aquel momento la Provincia contaba con tres casas y 28 religiosos. Las casas estaban en Tarnowskie Gòry, Zarbze (construida en 1927 por los religiosos alemanes y que contaba con un gran hospital y la iglesia de san Camilo) y Lipno (en la diócesis de Wloclawek, donde durante la guerra se encontraban ya los Camilos polacos).

Tarnowskie Gòry fue desde el principio sede de la Provincia. El edificio comprende las habitaciones de los religiosos y el hospital general de la zona, con 90 camas. Este hospital, requisado durante el régimen comunista, fue restituido a los Camilos en la década de los 90 en condiciones lamentables. La Provincia ha tenido que hacer un gran esfuerzo financiero para restaurarlo. Pertenece al hospital la iglesia de San Juan Bautista y San Camilo, con funciones de iglesia parroquial. Como es muy pequeña para el número de fieles (unos diez mil), el obispo de Katowice ha presionado para que se construya un nuevo centro pastoral parroquial con un santuario contiguo dedicado a la Virgen de la Salud, el primero de Polonia con ese título.

La primera casa de formación

En la década de los 50 el obispo de Opole, Franciszek Jop, confió a los camilos dos parroquias, en Baia y en Taciszòw. Como durante el régimen comunista se prohibió a los Camilos que ejercitaran libremente su carisma y habiendo sido confiscados nuestros hospitales, el único medio de subsistencia económica fue el servicio pastoral en las parroquias. En Taciszòw tuvo su sede el noviciado. En tiempos más recientes se abrió una casa en la diócesis de Varsovia.

En 1978 se presentó una petición al primado de Polonia, cardenal Wyszynski, para fundar en su diócesis de Varsovia, pensando abandonar Silesia y ser más conocidos en otras diócesis polacas. La respuesta positiva y cordial del cardenal favoreció la inserción de los Camilos en dicha diócesis, y se construyó en Piastòw, cerca de Varsovia, la primera casa de formación para nuestros estudiantes. Finalmente podían éstos vivir juntos y asistir en el seminario de Varsovia a las clases que allí se impartían. Pasados algunos años y aumentando las vocaciones, la casa resultó pequeña, por lo que los superiores se vieron en la necesidad de buscar soluciones y construir una casa más grande en Burakow, cerca del seminario de Varsovia, a donde se podía llegar fácilmente a pie. La casa fue inaugurada en 1986.

En Varsovia y sus proximidades los Camilos realizan diversas actividades. En Piastòw, Otwock y Konstancin se han creado centros para toxicómanos y enfermos de sida. Se ofrece servicio pastoral en el centro Hospizium para niños en tratamiento paliativo y para sus familias. Se ofrece servicio pastoral en el gran hospital psiquiátrico de Tworki, en la capellanía del hospital estatal de Bielany y en el hospital para niños de Dziekanow Lesny. Desde hace bastante tiempo trabaja en el territorio de Varsovia la Misión Camiliana para Ayuda Socio-asistencial de los que no tienen domicilio fijo. En la estación central del ferrocarril funciona un centro sanitario-ambulatorio para los sin techo, donde dos veces al día se distribuyen comidas. En la abandonada fábrica de tractores Ursus se ha construido la casa, pensión de San Lázaro, para los que no tienen domicilio fijo y quieren cambiar forma de vida y reinsertarse en la sociedad.

Nuevas clínicas

En Zabrze se ha abierto la segunda clínica para ancianos. Otra en la diócesis de Sosnowiec, en Hutki, donde los edificios del cuartel han sido ofrecidos a los Camilos y han sido reestructurados para ser residencia de ancianos.

En Pilchowice, cerca de Gliwice, se ha confiado a los Camilos la clínica para niños inválidos. La otra clínica de Zbroslawice, junto a Tarnowskie Gòry, sede donde ofrecían sus servicios los hermanas Borromeas, ha sido adquirida por los Camilos y se ha destinado al cuidado de los enfermos mentales agudos.

La misión en Madagascar

En 1980 se tomó la decisión de abrir la Provincia a las misiones. Las numerosas peticiones del arzobispo de Fianarantsoa y de los Jesuitas misioneros de la diócesis han sido aceptadas. Los dos primeros polacos, terminados los cursos de preparación misionera en Anverpe, Bélgica, y en Francia, se dirigieron a Madagascar para abrir la primera misión de nuestra Provincia. A nuestros misioneros les ha sido confiada la responsabilidad de la pastoral sanitaria en la diócesis, el servicio pastoral del hospital de Fiana y la organización de la vida y el cuidado de la aldea de Ilena para los leprosos y sus familias. Se ha creado un grupo de colaboradores camilianos, la Familia Camiliana Laica, que organiza la ayuda para los enfermos pobres del hospital. En nuestra misión funciona desde hace años el centro de distribución de medicinas.

Colaboración con las demás Provincias de la Orden

En la década de los 80 respondimos a la petición de la Provincia Alemana de abrir una comunidad en Berlín y responsabilizarnos de todas las actividades de los religiosos alemanes. Desde 1982 estamos presentes en Berlín, donde en 1987 ha sido erigida canónicamente, bajo jurisdicción de la Provincia Polaca, la nueva comunidad que se ha hecho cargo de todas las actividades de la comunidad alemana precedente: el servicio pastoral de la parroquia, la pastoral sanitaria en algunas clínicas y de los hospitales de la zona y en las casas privadas.

Colaboramos con las Provincias italianas. En Roma estamos presentes como capellanes en los hospitales relacionados con nuestro fundador san Camilo, es decir, el Santiago, el del Espíritu Santo y el de San Juan, donde hemos sustituido a los religiosos de la Provincia Romana que nos pidió ayuda. Uno de nuestros religiosos ha sido nombrado rector del Santuario San Camilo de Bucchianico.

También colaboramos con los italianos en la difusión del carisma camiliano en la región el Cáucaso, en Georgia y Armenia. Recientemente se ha creado una residencia para discapacitados en la aldea Chisabawa (Georgia), en la montaña, a 25 km de la capital, Tbilisi, de la que es responsable un padre camilo polaco, quien también se encarga de la pastoral del centro parroquial y de la gestión del asilo de infancia. Uno de los nuestros está presente en Armenia en el hospital Redemptoris Mater (Ashotzk), dirigido por los Camilos de la Provincia Piamontesa.

Todo esto expresa nuestro espíritu misionero y nuestra disponibilidad para colaborar con las demás Provincias de la Orden. Actualmente son 18 los religiosos de nuestra Provincia que trabajan fuera de Polonia: cuatro en Madagascar, cuatro en Berlín, siete en Roma, dos en Georgia y uno en Armenia.

Bieniek Franciszek

REDES SOCIALES:
Perfiles de Camilos
| Compartir la página en:
Facebook
Twitter
o en otra