Icono Orden
Orden de los Ministros de los Enfermos.
Religiosos Camilos
  • Cuidamos
    Cuidamos
  • Enseñamos a cuidar
    Enseñamos a cuidar
  • Cuidamos al final de la vida
    Cuidamos al final de la vida
  • Humanizar la salud
    Humanizar la salud
  • Trabajamos con personas con discapacidad
    Trabajamos con personas con discapacidad
  • Por todo el mundo
    Por todo el mundo
  • Consagrados
    Consagrados
  • Cuidamos a otros consagrados
    Cuidamos a otros consagrados
  • Vida Comunitaria
    Vida Comunitaria
  • Pastoral de la salud
    Pastoral de la salud
  • Capellanías en hospitales
    Capellanías en hospitales
  • Visítanos
    Visítanos
  • San Camilo
    San Camilo
  • Consulta General
    Consulta General
  • Capítulo Provincial
    Capítulo Provincial
  • Familia Camiliana Laica
    Familia Camiliana Laica
«¿Que tengamos cuidado porque en Milán hay peste? Precisamente por eso vamos allí.»(San Camilo)

Provincia de Burkina Faso

El comienzo de una historia es casi siempre una aventura llevada a cabo por pioneros, pero la misión en Burkina fue guiada siempre por el Dueño de la mies. Con fe, en efecto, vivió siempre toda la Provincia Romana su experiencia en esta misión que nunca pondría en discusión, ni siquiera por la falta de religiosos en ella.

De los cuatro religiosos elegidos, tres hicieron el viaje rodeando las costas tunecinas, hasta adentrarse en la tupida selva y en la sabana hasta llegar a Ougadougou. Eran los padres Pasquale Del Zingaro, futuro superior de la comunidad y responsable de la nueva parroquia dedicada al Santo fundador Camilo de Lelis; el padre Gaetano de Sanctis, capellán del hospital Salgado y primer director del Juvénat St. Camille, y el padre Fernando D’Urbano. El hermano Domenico Moffa, que no les acompañó entonces por razones de salud, sería el cuarto fundador.

Con gozo en el corazón

Los primeros meses fueron de aprendizaje. Con la guía de los Padres Blancos, a 40 kilómetros de Ougadougou, Guilongou, los tres religiosos estudiaron la lengua y las costumbres de los Mossi y asistieron a cursos de pastoral misionera.

La misión nació también con la promesa de la Madre General de las Hijas de San Camilo de que enviaría cuatro hermanas. Durante el tiempo de espera de estas estimadísimas colaboradoras, comenzaron los trabajos de construcción de la casa de los misioneros, de la iglesia y de la casa de los aspirantes.

La visita del Provincial aclaró las perspectivas de futuro e impulsó la finalización de las construcciones en marcha: la habitación de los religiosos, de los aspirantes y de las hermanas, la iglesia provisional, el dispensario y la sección de maternidad, etc.

Las Hijas de San Camilo llegaron a Ougadougou el 29 de septiembre de 1967. Eran las hermanas sor Camilla, superiora, sor Damiana, sor Carmelina y sor Giovina.

El cardenal, Pablo Zoungrana, que había eregido canónicamente la parroquia de San Camilo de Ougadougou el 1 de junio de 1967, inauguraba el 17 de septiembre del mismo año la amplia y hermosa iglesia provisional. Pocos meses después, los días 27 y 28 de enero de 1968, tenía lugar el primer bautismo, las primeras comuniones y la confirmación de 90 adultos.

El 20 de septiembre de 1969 los misioneros acogieron a los primeros aspirantes.

«La fundación de un seminario es una empresa complicada», escribía el padre De Sanctis. «Es la fuente vital para implantar el Instituto en un lugar nuevo… La finalidad de este seminario cosiste en formar a religiosos de tal modo que, si volviera el Fundador y quisiera darles una conferencia, todos le pudieran comprenderle». La casa de los aspirantes se levantaba a poca distancia de la de los religiosos, en un terreno separado.

El carisma camiliano quedaba así trasplantado, fundado sobre los tres pilares que mantienen viva la actividad sanitaria, la organización pastoral parroquial y la formación de los futuros religiosos.

En 1972 algunos jóvenes comenzaban el noviciado y al año siguiente profesaban los primeros cuatro religiosos. Al igual que el Juvénat, la casa de formación de los profesos temporales se construyó en los terreno contiguos a la parroquia de San Camilo. 


La Comunidad del Centro Médico San Camilo de Ougadougou se ha desarrollado gradualmente desde su construcción en 1967. Comenzó siendo un dispensario y hoy es en centro médico especializado y cuenta con varios servicios modernos. Está dirigido por los religiosos de la comunidad Nuestra Señora de la Salud de los Enfermos, creada en el 2000.

La Comunidad de San Camilo de Canoro nació como residencia en 1991 y cuenta con un centro médico dotado de una antena quirúrgica y es el punto de referencia para el distrito situado al noreste de Kougougou.

La Comunidad del Centro de Acogida nuestra Señora de Fátima (CANDAF) se ocupa de los enfermos de sida. El centro cuenta desde hace algún tiempo con una sección de investigación biomolecular, denominado Pietro Annigoni, inaugurado el 14 de octubre de 2006. El CANDAF existe desde el 2001.

Las otras tres comunidades son la parroquia de San Camilo, madre de todas las comunidades, por la que han pasado los misioneros que han impulsado nuestras obras y la vida de las demás comunidades; el Juvénat, seminario menor para los estudiantes de los ciclos primero y segundo (con este último comienza el año de espiritualidad y concluye con la madurez académica), y el Escolasticado, que constituye el paso siguiente al Juvénat. Aquí llegan los que han terminado el año de espiritualidad y quieren continuar la formación sucesiva, es decir, el noviciado y la profesión temporal.

Estas dos comunidades religiosas de formación trabajan con afán en la preparación de los nuevos camilos, haciendo lo posible para que estén debidamente formados intelectual y espiritualmente, además de contar con una adecuada formación humana, impregnada del conocimiento práctico del carisma camiliano.

Nuestro carisma se realiza también con algunas otras obras: en el hospital, en la MACO (Cárcel de Ougadougou), en la leprosería y en la asistencia de las mujeres ancianas en el centro Del-Wende de Tanghin. El centro de pastoral sanitaria garantiza la formación de los trabajadores sanitarios, de los de pastoral en la lucha contra el sida y de los miembros de la Familia Camiliana. Existe también una sucursal de la Antorcha de la Caridad.

En octubre de 2016 hemos conmemorado los cincuenta años de presencia en este país pasando a ser una nueva Provincia de la Orden

Todo esto constituye una oportunidad y un reto para poner al día e infundir una identidad a nuestro carisma, pero es especialmente un reto para propagarlo en la región del sur.

Que el Espíritu Santo sople sobre la Provincia y su espíritu misionero.

Laurent Zoungrana

REDES SOCIALES:
Perfiles de Camilos
| Compartir la página en:
Facebook
Twitter
o en otra