Icono Orden
Orden de los Ministros de los Enfermos.
Religiosos Camilos
  • Cuidamos
    Cuidamos
  • Enseñamos a cuidar
    Enseñamos a cuidar
  • Cuidamos al final de la vida
    Cuidamos al final de la vida
  • Humanizar la salud
    Humanizar la salud
  • Trabajamos con personas con discapacidad
    Trabajamos con personas con discapacidad
  • Por todo el mundo
    Por todo el mundo
  • Consagrados
    Consagrados
  • Cuidamos a otros consagrados
    Cuidamos a otros consagrados
  • Vida Comunitaria
    Vida Comunitaria
  • Pastoral de la salud
    Pastoral de la salud
  • Capellanías en hospitales
    Capellanías en hospitales
  • Visítanos
    Visítanos
  • San Camilo
    San Camilo
  • Consulta General
    Consulta General
  • Capítulo Provincial
    Capítulo Provincial
  • Familia Camiliana Laica
    Familia Camiliana Laica
«¿Que tengamos cuidado porque en Milán hay peste? Precisamente por eso vamos allí.»(San Camilo)

Provincia Alemana

El recuerdo de iniciativas pasadas y de sus éxitos es fuente de inspiración. La Provincia Alemana de la Orden de los Ministros de los Enfermos vuelve los ojos al pasado con orgullo por su historia más que centenaria. Esa mirada retrospectiva no lleva solamente a una ingenua nostalgia de lo que sucedió entonces. Por el contrario, estimula en el momento presente y de cara al futuro.
El número de religiosos de la Provincia es relativamente inferior al de otras Provincias, pero la posibilidad de actuar según el espíritu de san Camilo en la Alemania de hoy es un don del Señor, que nos lo ofrece sin considerar los méritos del receptor.

Atención a los alcohólicos

Desde hace más de cien años, los Camilos de Alemania intentan que los adultos que tienen problemas con el alcohol o las drogas superen sus dependencias. El Fachklinik Kamillushaus es una referencia bien conocida. Este hospital aplica tratamientos especializados a cien pacientes partiendo de la fase sucesiva al síndrome de abstinencia hasta la formas de tratamiento residencial o en régimen de ambulatorio. Los terapeutas (médicos, psiquiatras, psicólogos, asistentes sociales y otros especialistas) ofrecen una ayuda competente con el fin de estimular un cambio de hábitos de vida, según la visión cristiana del hombre. Todo tiende a conseguir un nuevo estilo de vida basado en la abstinencia. Unos novecientos pacientes son curados cada año. Un religioso camilo presta servicio de capellán en el Hospital.

Asistencia a los enfermos

Otra prioridad de los Camilos es la asistencia pastoral a los enfermos. Movidos por el espíritu de san Camilo, sus seguidores realizan el servicio de animación pastoral en el Hospital Universitario de Friburgo, que tiene una capacidad de más de dos mil camas, y en el St. Josph’s Hospital. Es un apostolado que exige gran entrega, ya que los pacientes necesitan animación y acompañamiento espiritual, tanto si la hospitalización es breve como si se encuentran en condiciones lamentables (como cuando alguien llega con un cáncer en estado avanzado).

También se ofrece servicio de capellanía en el hospital de Mönchengladbach, que lleva el nombre de san Camilo, aunque la administración de este hospital haya pasado a un hospital católico ciudadano más grande. Trabajan en él un hermano como enfermero y un sacerdote como capellán.

Trabajo parroquial

Los Camilos de Essen están también comprometidos en el servicio pastoral de dos parroquias, una de ellas con 2.200 feligreses y la otra con 2.400. En el territorio parroquial existen dos casas para ancianos y una clínica especializada para enfermos de cáncer. Dos camilos realizan allí su servicio pastoral.

Desde hace algunos años, unos 3.000 católicos de origen filipino, ciudadanos alemanes ya, de la diócesis de Essen, tienen su sede en el San Camilo. Se dicen para ellos regularmente misas en tagalo o en inglés y se organizan peregrinaciones anuales. Los Camilos ofrecen su servicio pastoral y espiritual animando grupos diversos, como pueden ser las Parejas por Cristo o la Juventud por Cristo.

Pocos, pero eficaces

La Provincia sólo tiene veinte religiosos. A pesar de un número tan limitado y del paso de los años, los Camilos trabajan en diversos campos, como las capellanías (Friburgo y Neuss), la administración diocesana en Aachen en colaboración con las Hijas de San Camilo, al igual que en otras instituciones (Cáritas, Conferencia Alemana de los Superiores Mayores, Banco de la diócesis de Essen).

Desde hace más de cuarenta años el secretariado de las misiones de la Provincia (Missionswerk der Kamillianer e.V) sostiene el trabajo misionero de la Orden. Los bienhechores son informados por medio de un boletín que se publica dos veces al año con una tirada de 14.000 ejemplares (”Informationen der Mamillianer”), que incluye informaciones del mundo camiliano y de las actividades de los religiosos destinadas a aliviar a los enfermos y los pobres.

Una hoja volante, con una tirada de 4.000 ejemplares semanales (”Sonntagsgru?”), acompaña a muchos enfermos en los hospitales públicos, en residencias privadas y a domicilio, ofreciéndoles mensajes espirituales.

Un nuevo horizonte y nuevos campos de apostolado

Desde el 25 de mayo de 2006, la ex Provincia autónoma holandesa y sus misiones en Colombia (Barranquilla) y Tanzania entraron a formar parte de la Alemana. 

En Holanda los Camilos trabajan en el campo pastoral como capellanes y como enfermeros.

En Tanzania los Camilos administran una parroquia y un dispensario. Uno de ellos tienen a su cargo la capellanía del hospital más importante de Dar es Salaam. Jóvenes africanos se están preparando para ser camilos en el seminario de Nairobi.

Los Camilos han construido y puesto en marcha en Barranquilla un centro multifuncional para ancianos, discapacitados y enfermos pobres. Dos religiosos de la Provincia colaboran con el laicado local, además de prestar asistencia pastoral como capellanes.

Diezman Weber.

REDES SOCIALES:
Perfiles de Camilos
| Compartir la página en:
Facebook
Twitter
o en otra