Actualidad


08/06/18

Despidiendo la semana con un cuento

Una estrella de mar



Cierto día, caminando por la playa, reparé en un hombre que se agachaba a cada momento, recogía algo de la arena y lo lanzaba al mar. Hacía lo mismo una y otra vez.

Tan pronto como me aproximé, me di cuenta de que lo que el hombre agarraba eran estrellas de mar que las olas depositaban en la arena, y una a una las arrojaba de nuevo al mar.

Intrigado, le pregunté sobre lo que estaba haciendo, y él me respondió:

- Estoy lanzando estas estrellas marinas nuevamente al océano. Como ves, la marea es baja, y estas estrellas han quedado en la orilla; si no las arrojo al mar, morirán aquí por falta de oxígeno.

- Entiendo-le dije-, pero debe de haber miles de estrellas de mar sobre la playa... No puedes lanzarlas todas. Son demasiadas. Y quizá no te des cuenta de que esto sucede probablemente en cientos de playas a lo largo de la costa. ¿No estás haciendo algo que no tiene sentido?

El nativo sonrió, se inclinó y tomó una estrella marina; y mientras la lanzaba de vuelta al mar, me respondió:

- ¡Para ésta sí tiene sentido!

Para la reflexión:


- Hacer cosas que aparentemente no producen, a mí me...

- ¿Reconozco la dignidad intrínseca de cada «estrella » que me encuentro en la vida o quizá soy demasiado utilitarista?

- Cuando no se puede conseguir todo, yo...

- Ante diferentes ideales o luchas sociales tenemos una actitud pasiva y nos apoyamos en que las personas de nuestro alrededor no lo apoyan, y decimos que no tiene sentido. ¿Cuántas tareas he dejado de hacer porque parece que no tenían sentido?